plAcAs tEcToNiCaS
plAcAs tEcToNiCaS
 

 
Dia Internacional De La Mujer
plAcAs tEcToNiCaS
desastre en haiti
DiA dE SaN vAlEnTiN

EspIriTUDAD mARIstA
Imagen
imagen
Haití posee la peor geografía para un terremoto por sus placas tectónicas y fallas geológicas
uando se dio a conocer el terremoto que sacudió a Haití, los expertos supieron de inmediato que sería uno de los peores desastres naturales recientes. Además de haber ocurrido en uno de los los países más pobres de Occidente -y uno de los menos preparados para enfrentar un evento de este tipo- sacudió a una zona donde se ubica una compleja red de placas tectónicas y fallas geológicas. Haití está situado en medio de un vasto sistema de fallas geológicas que resultan del movimiento de la placa del Caribe y la enorme placa de Norteamérica.
Igual que en otras zonas donde colindan placas tectónicas, en los límites de la placa del Caribe hay una actividad sísmica importante debido a estas fallas.
imagen
El terremoto de 7 grados en la escala de Richter que el martes sacudió Haití fue 35 veces más potente que la bomba atómica arrojada sobre Hiroshima (Japón) al final de la II Guerra Mundial.

Así lo cree Roger Searle, profesor de geofísica en la Universidad de Durham (Reino Unido), que comparó también la energía liberada por el terremoto en el país caribeño con la explosión de medio millón de toneladas de explosivo TNT (trinitrotolueno).

No obstante, Searle señaló que, pese a la magnitud de este terremoto, "la energía liberada ha sido sólo una centésima parte de la del seísmo que azotó Banda Aceh (Indonesia) en 2004".

El geofísico explicó que, "aunque no es posible predecir cuándo se va a producir un terremoto, sí que se puede saber dónde va a tener lugar, ya que la mayoría se producen en los límites entre placas tectónicas".

Red de fallas bajo Haití

"Allí donde se encuentran dos placas tectónicas se crea una compleja red de fallas que permite predecir cuál de ellas se va a mover primero, pero no cuándo se van a producir los movimientos", argumentó Searle.

Según el Servicio Geológico Británico, aunque hacía 250 años que no se producía un terremoto allí, "bajo Haití hay una red de fallas, que le hacían susceptible de sufrir un terremoto, aunque fuera imposible prever el momento", sostuvo el profesor de geofísica.

Searle puntualizó que cada año se producen en el mundo 50 terremotos de la misma magnitud que el de Haití, que no causan este grado de destrucción y muerte por ocurrir lejos de zonas densamente pobladas o en lugares próximos a placas tectónicas donde la construcción es más sólida, como Japón o California (EEUU).
Las construcciones en zonas de terremoto en países industrializados se erigen sobre sistemas de amortiguamiento que permiten "capear" los temblores, no sólo dejando que los edificios se sacudan hacia adelante y atrás sino giren junto con el movimiento de la tierra.

Pero las sencillas estructuras de concreto de la capital haitiana se desmoronaron cuando se les sometió a esta presión.

"La cercanía a la superficie es uno de los más graves factores que contribuyen a la severidad de un sacudimiento de tierra causado por un terremoto de cualquier magnitud" dijo a la BBC el doctor David Rothery, científico planetario de la Universidad Abierta del Reino Unido.
imagen
Y tal como señalan los expertos, se esperaba desde hace tiempo que ocurriera un deslizamiento en la falla de Enriquillo.

"Se ha mantenido firme durante los últimos 250 años" dijo a la BBC el doctor Roger Busson, del Servicio Británico de Investigación Geológica.

"Todo este tiempo ha estado almacenando presión a medida que las placas se deslizan entre sí, y realmente sólo era cuestión de tiempo para que ocurriera esta liberación de energía".

"La pregunta que nos planteábamos era si iba a ser liberada toda de una vez o en una serie de pequeños temblores. La respuesta es que fue toda de una vez".

El Servicio Geológico de Estados Unidos afirma que la Falla de Enriquillo quizás ha sido la fuente de varios grandes terremotos a lo largo de la historia: los de 1860, 1770, 1761, 1751, 1684, 1673 y 1618.

Los informes sugieren que en este último evento, la superficie a lo largo de la falla quedó separada en algunas porciones hasta por un metro o más.

Y el problema ahora, afirman los expertos, es que los terremotos de esta magnitud pueden producir réplicas y deslizamientos de tierra que en los próximos días y semanas podrían dificultar aún más los esfuerzos de rescate y ayuda.